Cruel derrota en el debut en Tercera


Publicado el 2019-08-25



El Ariznabarra perdió en el descuento el partido que inauguraba su periplo en el grupo vasco de la Tercera División. Ante un rival que, a priori, competirá por los puestos punteros de la categoría, los de Jonatan Torío y Alberto Corujo se mostraron como un conjunto bien armado y que tuvo sus opciones de sumar algún punto. Sin embargo, y a pesar de quedarse en inferioridad, los locales hicieron valer su experiencia y se llevaron el triunfo en el último suspiro.

Empezaron fuertes los bizkaitarras, dominando a los nuestros, que esperaban agazapados en su campo a la espera de robar un balón que les permitiera salir a la contra. Los azulgranas entraban bien con paredes y con llegadas de la segunda línea. También creaban peligro en jugadas de estrategia, como un córner que acabó en el palo tras un despeje de Unceta.

Poco a poco los celestes se fueron asentando en el campo, llegando bien a la presión y saliendo bien hacia la portería contraria. De esta manera llegaron sendas ocasiones de Euken y Xabi, que llegaron a las inmediaciones del área. El veterano centrocampista disparó buscando el poste, pero el portero hizo una intervención de mérito.

Viana, en el extremo derecho, se mostraba incisivo y creaba peligro a su par. En una de estás entró en el área y su tiro se marchó fuera. Los centrales visitantes, Castillo y Durana, se hacían fuertes y despejaban con contundencia cada centro de los extremos rivales. 

Acabó la primera parte con una falta al borde del área a favor del Balmaseda, que paraba Julen en feliz intervención.  Comenzaba la segunda, con los mismos derroteros y un Ariznabarra peligroso en cada contragolpe. Un robo de balón permitió a Xabi marcharse en velocidad, pero tras recorrer medio campo se paró junto a la línea del área y su tiro salió desviado por poco.

Cuando más comodo se hallaba nuestro equipo llegó la jugada del primer gol. Un balón en largo sin aparente peligro fue despejado sin la contundencia debida, el disparo del delantero fue repelido por Julen con una gran parada y el rechace lo envió a la red el extremo zurdo local con una vaselina de mucha clase.

Se complicaba la cosa para los nuestros, pero no perdieron la cabeza a la espera de su oportunidad. Esta llegó con una falta a pocos metros del área, que ejecutó a la perfección Viñaspre para ponerle el balón en la cabeza a Josu, que de certero testarazo hacía buena la estrategia celeste.

El gol llegaba con el Ariznabarra en superioridad debido a la expulsión del delantero centro local por doble amonestación. Todo parecía ponerse a favor de nuestro equipo, que gozaba de alguna ocasión en los pies de Bene. Sin embargo, en el descuento un golpeo en largo del portero local terminaba con una mano de Orobio al borde del área. No desaprovechó la ocasión el conjunto local. El golpeo defectuoso del lanzador habilitó para el delantero, que metió la pierna, haciendo inútil la estirada de Julen. Triste, duro, cruel final para nuestros jugadores, que veían como se les escapaba un punto por el que habían pugnado con alma y esfuerzo fisico. Toca aprender de los errores y preparar a conciencia el próximo compromiso el domingo en Olaranbe ante el Sestao.

#aupaAriz