Empate de merito y fortuna


Publicado el 2019-09-03



El Ariznabarra consiguió un meritorio empate ante un Sestao que se mostró como un rival poderosísimo. Si la pasada semana la fortuna les fue esquiva a los nuestros , que veían cómo se les escapaba un punto en la prolongación, en esta ocasión el conjunto celeste pudo estrenar su casillero merced al esfuerzo generoso, la gran actuación del guardameta Julen y la suerte necesaria para hacer frente a rivales de tanta entidad. El histórico conjunto bizkaitarra mostró sus credenciales en las instalaciones de Olaranbe, exilio celeste hasta que terminen las obras que han comenzado con retraso en el campo municipal de Ariznabarra. Los verdinegros aprovecharon la magnífica oportunidad que les ofrecía las dimensiones del campo rojillo y desde el inicio se hicieron dueños del balón y del partido. Los celestes, por su parte, se cobijaban en su campo y, ocupados en taponar las diferentes” vías de agua” que iba encontrando el Sestao River, apenas si podían encontrar la oportunidad de robar el balón y salir en contragolpe.

Los visitantes demostraron que son máximos favoritos para luchar por los puestos de ascenso y se adueñaron del esférico con criterio y la paciencia y velocidad necesarias para desbordar a la nutrida defensa local. Entraban bien con paredes por banda, que alternaban con centros desde la zona de tres cuartos a cargo de sus volantes y centrales. La defensa local tuvo que hacerse fuerte y se mostró férrea a la hora de taponar los intentos foráneos. A veces la acción acababa en córner, que sacaban con maestría los lanzadores sestaoarras. Afortunadamente, el equipo de Torío y Corujo demostró seriedad en esta parcela y consiguió despejar el peligro. También Julen, el joven portero celeste, se mostró seguro por arriba ayudando a sus compañeros.

La ocasión más clara de la primera parte fue un libre directo magistralmente sacado por el medio centro verdinegro, que acabó repelido por el larguero tras una espectacular intervención del cancerbero local. Insistían e insistían los visitantes pero no acertaban en la finalización. Los nuestros, por su parte, consiguieron enlazar un par de contragolpes que acabaron con sendos disparos de Viana y Zárate. Seguían sufriendo, con la esperanza de llegar al descanso con la portería a cero. Y así lo consiguieron. Salvaban la primera parte.

En la segunda se repetía el guión, pero con mucha más insistencia por parte del River, que manejaba a su antojo el balón y obligaba a los locales a realizar esfuerzos físicos tremendos para abortar el peligro constante. Las ocasiones se sucedían pero unas veces la fortuna y otras la magnífica actuación de Julen evitaron que subieran algún tanto al marcador. Dos veces se alojó en las redes el balón pero en ambas la posición de fuera de juego del delantero invalidó el tanto. Se lesionaba el portero local en una de sus intervenciones con una luxación del dedo que afortunadamente pudo revertir nuestra fisioterapeuta, Olatz. Ya no había posibilidad de hacer cambios y todavía tuvo que intervenir en dos ocasiones en las que hizo gala de buenos reflejos. Los minutos pasaban y el Ariznabarra defendía con uñas y dientes el punto ante uno de los grandes de la categoría. Los cinco minutos de la prologación transcurrían con la incertidumbre que ofrecía la presencia verdinegra en las inmediaciones del área local. Sin embargo, esta vez no sucedió lo de la semana pasada, y el Ariznabarra se hizo con un empate de mérito ante un grandísimo equipo.


Aupa Ariz !!