HISTÓRICA VICTORIA DEL ARIZNABARRA ANTE LA “CULTU”


Publicado el 2019-09-15



Ariznabarra 3 - 1 Cultural de Durango


Por fin llegó el esperado triunfo, el primero de nuestro club en el grupo cuarto de la Tercera División. Y qué mejor que estrenar el casillero de victorias ante un club histórico, la Cultural de Durango, que en el presente año cumple su primer centenario. El conjunto dirigido por Jonatan Torío y Alberto Corujo había mostrado en los anteriores partidos su voluntad de no aparecer como invitado de piedra, sino como un conjunto digno de la categoría. Conscientes de sus virtudes y sus defectos, los celestes, hasta ahora, habían encarado cada encuentro con ilusión y compromiso. No habían obtenido todavía el premio máximo, pero en esta cuarta jornada no desaprovecharon la oportunidad. Ante un rival de enjundia, con  calidad y buenas condiciones físicas, los nuestros siguieron el guión planteado por su preparador y dejaron atrás la excesiva precaución para encarar con determinación el marco rival. El hecho de no verse en ningún momento por detrás en el marcador les dio confianza y el acierto en los momentos clave les otorgó la posibilidad de obtener esa ansiada primera victoria como debutante en la categoría. Trabajo enorme de equipo, con especial mención para Unceta, que acertó en sus dos ocasiones para hacer un doblete propio de delantero centro.

No empezaron bien los locales, imprecisos en el pase y romos en la disposición táctica. Sin embargo, por esas cosas que tiene el fútbol, logró su primer gol cuando apenas transcurrían ocho minutos del partido. La estrategia volvía a dar sus frutos y, tras un corner, la combinación entre Viñaspre y Zárate acababa con internada de éste en el área y centro preciso a Durana, que empujaba a la red. El grito de júbilo del central resonaba en el campo de Olaranbe. El gol espoleó a los del duranguesado y se volcaron en el área gasteiztarra. Fruto de ello, los ayer vestidos de negro gozaron de sendas faltas al borde del área que se fueron fuera por poco. Respondía el Ariznabarra, que no rehuía el cuerpo a cuerpo, y Xabi percutía por banda derecha y lograba entrar en área rival. El veterano jugador local se encontraba a gusto en ataque y, al mismo, tiempo se vaciaba en la presión.

Mediada la primera parte, la Cultural aprovechó un robo de balón para, con un espléndido cambio de orientación, hacer llegar el balón al extremo derecho, que se ayudaba con el brazo para acomodarse el balón y centrar de modo perfecto a su delantero centro, que remató con solvencia a la portería haciendo imposible cualquier intervención de Guillermo, que debutaba ayer en la portería local. Se volvía a la situación inicial, pero con la Cultural de Durango espoleada y el Ariznabarra presa de las dudas. Fueron momentos complicados para los nuestros y lo aprovecharon los visitantes para entrar con peligro en el área celeste. En una de esas internadas los bizkaitarras gozaron de una doble ocasión muy clara, con el delantero en mano a mano con el cancerbero celeste, que desbarató con acierto. Los nuestros poco a poco se fueron reponiendo del golpe y empezaron a adueñarse del balón, enlazando pases y haciendo que el rival tuviera que correr tras del mismo. Así se llegaba al descanso, con las espaldas en todo lo alto, y dos equipos dispuestos a volver con fuerzas renovadas.

Y la segunda parte mostró al mejor Ariznabarra de la temporada. En lugar de mostrarse como un equipo temeroso fueron a por el partido y en los cinco primeros minutos gozaron de dos ocasiones en las botas de Xabi y Durana, en sendas buenas jugadas. El partido era de igualdad extrema y a los diez minutos una espléndida jugada del lateral izquierdo local, Josu Hidalgo, que robó un balón, regateó a dos rivales y se plantó en las inmediaciones del área rival, acabó con un certero pase a Unceta, que finalizó con la precisión que debe tener un buen delantero centro. Volvían a adelantarse los nuestros y no estaban dispuestos a que se les fuera de nuevo la oportunidad. No se echaron atrás . Volvieron a atacar los dominios foráneos y en un saque de banda elaboraban una preciosa jugada que acababa con disparo de Zárate al poste. El extremo celeste cuajó un gran partido en ataque y creó peligro en cada ocasión en que dispuso del balón en sus pies.

No iba a ser fácil, claro. La Tercera División es una categoría de nivel y la Cultural lo demostró con sus intentos. En uno de ellos un tiro, ejecutado con potencia por un delantero visitante, acabo repelido por el larguero y, afortunadamente para los nuestros, botó fuera de la línea de meta y el capitán celeste, Orobio, lo despejó con valentía. La fortuna se había aliado esta vez con nuestro equipo. Otra internada de Zárate volvía a llevar peligro a los dominios durangueses. A la tercera, el hábil extremo local robó un balón en la proximidad del área, metió en  profundidad a Unceta, que volvía a hacer gala de sangre fría y, a la salida del portero, lo batía por bajo. Sentenciaban los de Torío, que desgraciadamente veían cómo el árbitro expulsaba a Durana por doble amonestación, la segunda de ellas muy rigurosa. Fue el único borrón para un partido bien solventado por un Ariznabarra que quiere pelear cada minuto de esta categoría. El próximo rival será el Tolosa y nos exigirá la misma determinación para intentar sumar algo positivo.