Empate de un Ariznabarra sin acierto


Publicado el 2019-09-22



Ariznabarra 0 - 0 Lagun Onak

 

Tercer partido de nuestro primer equipo en el feudo provisional de Olaranbe y segundo empate sin goles, tras el cosechado hace unas semanas ante el Sestao. A pesar de que no se estrenó ninguno de los casilleros ambos equipos gozaron de claras oportunidades para haber anotado al menos un tanto. Sin embargo, en algunas ocasiones el desacierto y en otras la buena intervención de los cancerberos hicieron que se llegara al final del encuentro con el resultado inicial. Un punto para cada equipo, que seguramente dejó más satisfecho al preparador foráneo que a Jonatan Torío y Alberto Corujo. Y es que los celestes acabaron mejor el partido y más cerca de los dominios visitantes. En cualquier caso, no se puede catalogar de injusto el resultado ya que la igualdad fue la nota dominante a lo largo de toda la contienda.

No empezaron nada bien los gasteiztarras y se vieron sometidos por el mayor ímpetu de la escuadra gipuzkoatarra. Así, a los tres minutos los de Azpeitia ya gozaron de una clara ocasión de gol en un clamoroso error de la zaga local, que aprovechó el delantero para rematar cerca de la portería. Afortunadamente Julen, el cancerbero ayer, adivinó la intención y consiguió blocar el balón. Los siguientes minutos continuaban con la misma dinámica: el Lagun incidiendo con facilidad y los defensores celestes achicando como podían las vías de entrada al área de castigo. En una de esas llegadas un centro, mal medido por Julen en su salida, acabó en los pies del delantero, que remató fuera.

Parecían dormidos los nuestros, llegando siempre tarde al balón, como si la carga de tres partidos en una semana empezara a pesarlas. El Lagun Onak se sentía a gusto y dominaba con claridad. Poco a poco empezó a emerger la figura de Zárate, ayer en la media punta local, que se empezó a adueñar del balón para dar solidez al ataque celeste. Suyo fue el primer disparo, lejano, unos metros fuera del área, pero que avisaba al portero visitante de que el Ariznabarra no se iba a conformar con esperar atrás.

Las malas sensaciones de inicio se empezaban a disipar y los de Torío comenzaban a avisar del peligro. Una falta lateral botada por Zárate era rematada por Unceta con un buen testarazo que el poste repelió para disgusto de la parroquia local. Esta vez la fortuna no quería aliarse con nuestro equipo y tampoco en la siguiente ocasión clara de que dispuso en las botas de Xabi Andrés. El extremo derecho empezó a entonarse y percutía por banda en dura pugna con su marcador. En un robo de balón tras una buena jugada de presión de la delantera vitoriana se presentó solo ante el cancerbero guipuzcoano, pero su intento de vaselina se marchó por encima del larguero. Se alejaba una buena oportunidad para ponerse por delante en el marcador.

El mayor empuje local empezaba a dar sus frutos en forma de corners, parcela del juego en la que ayer el Ariznabarra fue superior. En uno de ellos Castillo remató con fuerza por dos veces, pero el rechace se le fue por encima del larguero. Cada jugada a balón parado a favor de los de Ariznabarra acababa con sensación de peligro para el Lagun. También gozaba de una ocasión clarísima la escuadra de Azpeitia pero la vaselina del delantero visitante se marchaba rozando la escuadra defendida por Julen. No estaban a gusto los nuestros. Sí, creaban peligro en la estrategia, pero se mostraban muy frágiles atrás. Así se llegó al descanso con el resultado de empate a cero como mejor bagaje.

En la reanudación las cosas no parecieron cambiar mucho y los azpeitiarras desaprovecharon una ocasión clarísima tras error de la retaguardia local. El delantero centro visitante se aprovechaba de su corpulencia para hacerse dueño de cada disputa y asistir a sus compañeros. Pronto cambiaron las tornas y ,tras una jugada muy bien elaborada por la medular y la delantera, Jon disparaba con intención desde fuera del área y obligaba al arquero visitante a realizar una excelente intervención despejando el balón cerca de la escuadra. Poco después, Zárate volvía a llevar peligro a la portería foránea con una preciosa volea a la salida de un córner, que salió fuera por muy poco. Eran los mejores minutos del Ariz y así lo confirmaba otra combinación entre Zárate y Viñaspre, que acababa con disparo lejano de éste a las manos del portero.

Pronto la igualdad se convirtió en la nota dominante. El saque de esquina volvía a ser un recurso útil para los nuestros y así Durana remataba fuerte con la cabeza pero a las manos del portero. Zárate y Viñaspre volvían a asociarse y una bonita pared entre ambos estuvo a punto dejar solo al medio punta local. En otro pase en profundidad Unceta, el ariete local, se adelantó a su marca y estuvo a punto de batir al portero de Azpeitia, pero éste desbarató la ocasión con una buena salida. El final del partido se acercaba con un Ariznabarra más asentado que el rival. No se movió el marcador, sin embargo. Y eso que el Lagun tuvo la victoria en la última jugada del partido. Un error de Viana, obligado a jugar de lateral derecho por las lesiones, propició un robo del extremo gipuzkoatarra, que se adentró en el área y estuvo cerca de dar un buen disgusto a nuestros jugadores. Afortunadamente su tiro salió fuera por poco.

Un punto más para sumar y seguir trabajando duro de cara al próximo encuentro: el derbi ante el San Ignacio.