El derbi se queda en Ibaia


Publicado el 2019-09-29



San Ignacio 3- Ariznabarra 0


Dura, durísima derrota del Ariznabarra en el derbi alavés de Tercera. En una cita marcada en el calendario de ambos conjuntos los colegiales se mostraron mejores en los momentos críticos de la contienda y aprovecharon su mayor calidad técnica para lograr una holgada victoria ante un equipo celeste que mostró una debilidad anímica que hasta ahora no había denotado. 

Los de Jonatan Torio evidenciaron que andan faltos de efectivos y la complejidad de la categoría es mucha para que todas sus opciones residan en los hombros de poco más la mitad de la plantilla. Las visitas de nuestro equipo se han saldado todas con derrota y es el mayor handicap que está teniendo en su debut en categoría nacional. Las numerosas bajas lo hacen aún más complicado y solo queda recuperar efectivos para encarar los próximos partidos con garantías.

Empezaron bien los nuestros y se acercaron a las inmediaciones del área rival con acciones de Jon y Xabi. Un magnífico pase del primero a la entrada en segunda línea de Euken no pudo ser controlada por éste cuando se quedaba solo en mano a mano frente al cancerbero local. Una lástima porque de haberlo logrado hubiera significado una gran oportunidad. Parecían más entonados los del barrio, pero poco a poco los blanquinegros comenzaron a hacerse dueños del balón y ,saliendo con el balón controlado desde su portería, creaban peligro con los rápidos movimientos de sus extremos y delanteros. La presión celeste empezó a ser descompensada y los visitantes llegaban tarde a la misma, lo cual era muy peligroso ante un conjunto de gran calidad técnica.

La teoría de la "manta" empezó a ser evidente. Cuando el Ariznabarra acudía a la presión muy adelantada dejaba muchos huecos a su espalda, que eran muy bien aprovechados por el San Ignacio para entrar con velocidad en los dominios de Guillermo. Afortunadamente los defensas celestes abortaban las acometidas colegiales.

Pero cuando los de Torío y Corujo se hacían con el peligro también salían bien a la contra. Así, en un buen contragolpe llevado por Josu y Ander el balón acabó en la otra banda para la internada de Durana, que decidió centrar en lugar de tirar a puerta cuando la ocasión era diáfana.

Desgraciadamente fue el preludio de la jugada del primer gol local. Un nuevo intento de presión adelantada por parte visitante, descompensada y poco contundente, acabó con un pase en profundidad al extremo zurdo colegial que recortó magníficamente y colocó el balón en el segundo palo de Guille, que solo pudo seguir el esférico con la mirada. Conseguía el conjunto local adelantarse en un partido en el que dar primero era dar dos veces. 

El gol hizo muchísimo daño a los nuestros, demasiado. Durante unos minutos parecieron a merced del Sani, que tuvo una ocasión clara que el delantero envió por encima del larguero. Consiguió llegar al descanso con una mínima desventaja el Ariznabarra y la idea de cambiar la dinámica.

Y así sucedió en los primeros minutos de la segunda parte. En el primer minuto Euken tuvo una oportunidad magnífica para empatar la contienda pero su disparo desde el interior del área se marchó cerca del poste. Los de Ariznabarra se hicieron dueños del balón y los colegiales esperaban agazapados a la espera de su oportunidad. En una falta lateral, de nuevo Euken estuvo cerca del gol, pero su remate de cabeza en el segundo palo no encontró portería. 

Mediada la segunda parte llegó la jugada clave del partido. Una pérdida en ataque de los celestes acabó con una internada del extremo derecho en el área, seguido por Josu que, a juicio del árbitro, lo derribó. El penalti señalado por el trencilla acabó en la red a pesar de que el portero visitante adivinó la dirección. Se ponía muy difícil la cosa pero quedaban veinte minutos. Sin embargo, inexplicablemente, los nuestros se hundieron definitivamente, dándose por derrotados y mostrando numerosos agujeros en la faceta defensiva. El tercer gol, en un error tremendo de concentración en la defensa de una falta lejana, fue la muestra clara de una escuadra que se había dado por vencida. Los últimos quince minutos fueron los peores de nuestro equipo en lo que llevamos de campeonato. Ahora toca levantarse, recuperar la confianza y encarar el difícil compromiso del próximo domingo ante el Gernika.


Aupa Ariz !!