Sin opciones para el Ariznabarra en Unbe


Publicado el 2019-11-18



Vitoria 2 - 0Ariznabarra


"Lo que no puede ser no puede ser y además es imposible". El Vitoria demostró este domingo la categoría de un filial de un equipo de Primera División en la visita de nuestro equipo a las instalaciones de Unbe. Los hombres de Jonatan Torío apenas si pudieron dedicarse a intentar taponar las múltiples vías que abría su oponente, una escuadra plagada de gente joven, con excelentes cualidades físicas y técnicas. Al final de los noventa minutos los nuestros tuvieron que reconocer que el Vitoria fue muy superior y el resultado era pleno de justicia. Los celestes volvieron a Gasteiz con una nueva derrota y la contrariedad de no haber sumado un solo punto en todas sus salidas fuera de su feudo. El último puesto se apuntala jornada tras jornada y cada semana que pasa se hace más difícil conseguir la permanencia.

Desde el primer minuto el Vitoria se adueñó de la pelota y con un manejo rápido de la misma empujaban al Ariz a su propio campo, incapaces de otra labor que la de seguir a sus marcas e interceptar los numerosos pases filtrados de los habilidosos medios locales. Los puntas se movían con una velocidad vertiginosa y desesperaban a los zagueros, que a duras penas conseguían abortar las numerosas incursiones en el área defendida por Guillermo. El cancerbero tuvo que realizar una gran intervención tras un rápido saque de banda local que pilló desprevenido a la defensa vitoriana. 

Como un martillo pilón, los eibarreses insistían una y otra vez en continuos desmarques y entradas desde segunda línea. Como el boxeador que poco a poco va castigando el hígado de su contrincante, los blanquinegros hacían que los nuestros sufrieran un desgaste físico enorme que mermaba las escasas posibilidades de contragolpe celeste. Una falta magníficamente sacada por un centrocampista local salió muy cerca del poste.

Tan sólo gozó de una clara ocasión el  Ariznabarra en una mala entrega entre dos jugadores locales. Unceta, atento, robó el esférico y se fue en busca del portero, que se había visto comprometido en una media salida. Sin embargo, en lugar de tirar y aprovechar la situación del arquero, quiso encararle y se desvió de la trayectoria haciendo posible la llegada de los rápidos defensores. Dada la coyuntura, la única posibilidad del Ariznabarra pasaba por aprovechar un error rival y se hacía difícil pensar que el Vitoria iba a cometer otro tan claro. Como suele pasar, poco después los locales aprovecharon un error en la salida del balón gasteiztarra para robar en zona de medios y con un perfecto pase filtrado servir al delantero para batir de potente disparo a Guillermo. Habían aguantado los nuestros poco más de media hora, pero no pudieron llegar al descanso con el objetivo de poner un poco nervioso a los locales.

Con la ventaja en el marcador los de Eibar siguieron con la misma idea pero sin dejar el mínimo resquicio a los visitantes. Los celestes adelantaron un poco las líneas, mas sabedores de que el más mínimo error sería penalizado por la vanguardia guipuzcoana. Sin más peligro se llegó al descanso necesario para que los de Ariznabarra recuperaran fuerzas de cara a una segunda parte que se antojaba de gran exigencia física. 

La reanudación supuso un calco del primer periodo, si bien con un Vitoria más pausado, a la espera de asestar un golpe definitivo al Ariznabarra. Aguantaban los nuestros con la idea de robar algún balón que les permitiera llegar com cierto peligro a las inmediaciones del área local. Sin embargo, los jugadores eibarreses defendían con el balón en su poder y no permitían opción alguna del Ariz. Sin ocasiones en ambas áreas, hubo que esperar a falta de diez minutos para que los delanteros blanquinegros aprovecharan una indecisión del portero vitoriano para combinar y poner el punto final a la contienda.

Justo resultado, dar enhorabuena al rival por su buen trabajo y pensar en la próxima oportunidad el próximo domingo.


Aupa Ariz !!