Todo se vuelve en contra del Ariznabarra


Publicado el 2019-11-24



Ariznabarra 0 - 2 Pasaia


Nueva derrota de nuestro representante en la Tercera División del fútbol nacional ante un Pasaia que no fue superior, pero que aprovechó sendos "regalos" del colegiado y de la zaga local. Los celestes volvieron a recibir un duro golpe tras ser mejores que su rival en muchas etapas del encuentro. Si en la primera parte demostraron una intensidad propia de la categoría, en la segunda llegaron a realizar jugadas combinativas de gran mérito para un terreno de juego de tan reducidas dimensiones como el nuestro. No mereció la derrota nuestra escuadra, hizo méritos para sumar algo positivo, pero todo se hace cuesta arriba para los hombres de Jonatan Torío y Alberto Corujo, cada detalle que desequilibra la balanza favorece al rival en todos los partidos. Suena a excusa y no pretende serlo. Cuando acaba la liza damos la enhorabuena al rival y reconocemos sus méritos. Si estamos en última posición de forma tan evidente es porque así hemos rendido hasta ahora, pero lo cierto es que el casillero de puntos penaliza en exceso y no se corresponde con el duro trabajo que está llevando a cabo esta plantilla desde mediados de julio.

Empezó bien el Ariznabarra, contundente en las acciones defensivas y generoso en la presión en zona de medios. Los nuestros disputaban cada balón con el ansia de un equipo necesitado y conseguía romper las líneas rivales con llegadas de Euken y, sobre todo, de Lomba, que por banda izquierda percutía hacía el área rival. Así, un magnífico pase de Alday a la llegada del pequeño extremo acababa con tiro de éste al exterior de la red. Los locales se asentaban mucho mejor que los guipuzcoanos, pero la falta de acierto evitaba que llegaba el primer tanto. 

Gozaron los blanquirojos de una buena ocasión en un balón que se paseaba por el área pequeña mediada la primera parte, pero ésa fue la única foránea de dicho periodo. Por el contrario, los nuestros insistían por banda izquierda con llegada en relevos de Lomba e Hidalgo. Tres llegadas del lateral zurdo acabaron con centro que no encontró rematador. Entendían muy bien el juego los del barrio, pero faltaba lo más importante. La faena era buena, pero la espada siempre daba en hueso. También lo intentó Aizpuru con una falta lejana, pero no pilló en depiste al arquero pasaitarra. 

Con esta dinámica se llegaba al descanso. El Ariznabarra dominaba con claridad pero , como en otras ocasiones, no había fruto a tal dominio. La reanudación siguió por los mismos derroteros, pero con un Ariznabarra que bajó el balón a ras de suelo y empezaba a trenzar combinaciones entre sus medios. La figura de Alday empezó a emerger y se asociaba con Aizpuru y Urkiza moviendo el balón de lado a lado. En una de esas combinaciones el balón llegó a Lomba que de nuevo centraba sin acierto. Estaban cómodos los locales pero a los diez minutos llegaba la jugada clave del encuentro. Una internada en el área local del delantero centro visitante logró superar la marca de su oponente y, ante la llegada de la ayuda de un nuevo zaguero, adelantó el pie para golpear al mismo. Con el contacto se dejaba caer y el árbitro señalaba un penalty a todas luces excesivo. El Ariznabarra ocupa la última plaza y se nota. Volvemos a reiterar que no nos vamos a escudar en factores externos para explicar nuestra situación pero no faltamos a la verdad si decimos que no estamos recibiendo un trato ecuánime de los colegiados. A perro flaco todo son pulgas y el error que nos perjudica no tiene trascendencia. Un penalty como ese nunca hubiera sido cobrado en el área del Sestao o Portu.. Más evidente se hizo esto cuando a falta de diez minutos el trencilla perdonó la segunda tarjeta amarilla a un centrocampista foráneo. Es difícil entender como una patada tan alevosa no fue vista como tal por el trío arbitral. Sabemos que por ahí no tenemos nada que ganar, pero en cierta medida no se nos está tratando como un equipo de Tercera.

Fuera lamentos, el conjunto celeste siguió combinando con acierto y otra espléndida jugada de toda la medular terminaba con otro centro de Lomba que se iba fuera. El entrenador local sumaba efectivos a la zona de ataque, los nuestros seguían disputando cada metro como si les fuera la vida, en busca de un empate merecido. Sin embargo, a falta de diez minutos un error en cadena de la zaga local tras un saque de banda acabó en remate de cabeza que sentenciaba a los gasteiztarras. 

El Pasaia demostró ser un equipo típico de esta Tercera: ningún error no forzado en defensa y aprovechar el poco peligro creado en ataque. Los nuestros merecieron más por juego, pero la falta de acierto volvió a ser determinante. Sin embargo, no se les puede reprochar nada en cuanto a entrega, actitud y eso que llamamos ALMA. Seguirán trabajando igual para intentarlo de nuevo el próximo compromiso ante la Real Sociedad C.


Aupa Ariz !!