El "Dia de la Marmota" continúa para el Ariznabarra


Publicado el 2019-12-02



Real Sociedad C 1 - 0 Ariznabarra

Otra vez se repitió la historia de nuestro equipo de Tercera en su visita a las instalaciones de Zubieta. De nuevo, el conjunto dirigido por Jonatan Torío y Alberto Corujo compitió contra un equipo mejor, dueño absoluto del balón, se mantuvo en la pugna hasta el último tramo de la contienda y vio cómo el adversario le sentenciaba con un gol que aprovechaba un desajuste defensivo.

Los jóvenes jugadores del filial realista imprimieron un ritmo altísimo que fue mermando poco a poco las fuerzas del conjunto gasteiztarra y el último cuarto de partido se notó el cansancio de los nuestros tanto en ataque como en defensa. El Ariz fue un digno rival pero volvió a pecar de inoperancia ofensiva, sobre todo a la hora de la finalización. En la primera mitad consiguió trenzar contragolpes con combinaciones rápidas entre los atacantes celestes y en la segunda también consiguió salir con balones largos a la llegada de los extremos. Sin embargo, en uno y otro caso todas las llegadas de los vitorianos al área local acababan fuera de los tres palos. La portería rival se hace diminuta para nuestros jugadores, incapaces de tirar a la mínima oportunidad. Parecen querer llegar hasta la misma línea de meta, algo imperdonable en esta categoría. Los defensas no te van a dar una segunda oportunidad.

El guión fue claro desde el pitido inicial. Los locales eran dueños del balón e intentaban penetrar la tupida malla celeste con circulaciones rápidas de balón y pases interiores que rompieran las líneas enemigas. Las cualidades técnicas y físicas de los donostiarras eran evidentes y su único afán encontrar el arco rival. Así, en el minuto 10 un fuerte disparo del internacional Turrientes pasó cerca del larguero. 

El Ariznabarra, mientras tanto, se disponía con orden táctico y esperaba su oportunidad para salir a la contra. En la primera ocasión Hidalgo llegaba con su característica potencia a las proximidades del área pero su centro no encontró rematador. 

Ander, que ocupaba la posición de "falso" nueve, oxigenaba a sus compañeros cada vez que recibía el balón. Mediado el primer tiempo llegaron dos claras ocasiones, una por cada bando. Si en la local tuvo que intervenir con acierto el portero Julen, en la gasteiztarra a una preciosa combinación entre Ander y Camino acabó con internada de Xabi en el área realista. Sin embargo, el tiro del capitán se fue por encima del larguero. El Ariz seguía con su repliegue pero Alday y Ander empezaban a ser un quebradero de cabeza para los defensas guipuzcoanos. Se llegaba al descanso sin cambios en el marcador. El dominio había sido local pero sin crear excesivo peligro.

Continuó por la misma senda la contienda y con una ocasión muy clara del Ariznabarra a la salida de un corner. El envío de Viñaspre fue peinado al segundo palo, pero el remate del delantero celeste se marchó fuera del marco. Como siempre, la lección está aprendida: si no aprovechamos las pocas ocasiones que creamos no hay posibilidad alguna de sumar algo positivo. Un equipo como el nuestro requiere un porcentaje de acierto tan alto como -quizás- quimérico.

El caso es que a partir del primer cuarto de hora de esta mitad el cansancio empezó a hacer mella en muchos jugadores celestes, que empezaban a llegar tarde a las disputas y a recular más cerca de su área que de la local. Generosos en el esfuerzo, sin embargo, se mostraron inferiores a nivel físico a unos jugadores jóvenes con una preparación excelente. Quién sabe cuántos de ellos acabarán como profesionales!

Todos los cambios celestes obedecieron a problemas físicos, condicionando absolutamente las decisiones tácticas del mister vitoriano. A falta de quince minutos los txuriurdin encontraron un hueco en la salida de Hidalgo a la presión en banda izquierda para, con un preciso pase interior en profundidad, dejar solo al delantero ante Julen, al que batió con un tiro ajustado al palo. La historia de siempre...

Desde ese momento hasta el final de la partida los celestes, sin apenas fuerzas, siguieron presionando, adelantando las líneas y llegaron al área local con sendas internadas de Ander y Xabi. Las ocasiones eran propicias, pero ninguna acabó en disparo: el mayor defecto de nuestro equipo en la vertiente ofensiva. Como siempre, a seguir trabajando de cara a la nueva cita en quince días.


Aupa Ariz !!