El Ariznabarra cambia de año con victoria


Publicado el 2020-01-06



Ariznabarra 2 - 1 Urduliz

Año nuevo, vida nueva. Los Reyes Magos no se olvidan de regalar a los más necesitados. El Ariznabarra se agarró ayer a todos los tópicos navideños para sumar su segunda victoria en la temporada de debut en la Tercera División. El equipo dirigido por Jonatan Torío y Alberto Corujo acabó con una sequía de tres meses sin conocer el triunfo y sumó tres ansiados puntos que, si bien no suponen un gran cambio a nivel clasificatorio, sí representan un enorme impulso anímico para una escuadra que lleva trabajando con denuedo desde mediados de julio sin obtener la recompensa deseada en la mayoría de las ocasiones.

Conscientes de la complicada situación, de los molinos de viento a los que han de combatir, los jugadores encararon el partido con la esperanza de poder hacer frente a un conjunto que también es debutante en la categoría y que está dispuesto a pelear la permanencia con la misma ilusión. El hecho de que ocupara un puesto en la parte baja de la tabla tampoco significaba nada dada la igualdad de la categoría y el alto nivel de la misma. 

Todos sabemos el balance momentáneo de la temporada tras completar este domingo la primera vuelta y entendemos que nadie da un euro por nosotros, pero los pupilos de Torio no piensan más allá del siguiente compromiso y se han propuesto disputar cada minuto como si fuera el último. Si alguien pensaba que nuestros jugadores, cada día más alejados de su objetivo, se iban a abandonar y dejar llevar por la inercia, ni conocen los entresijos de un vestuario que se niega a pasar por la Liga como un alma en pena, que sufre cada derrota como una bofetada en el orgullo y que no está dispuesto a humillarse ante ningún rival. 

Así, desde el inicio del partido, se vio a un Ariznabarra encorajinado y concentrado en cada acción. Los nuestros sabían que la visita del Urduliz podía ser una oportunidad para romper la pésima dinámica y se conjuraron para vencer en cada duelo. Los centrales, Castillo y Durana, aparecieron contundentes en su particular batalla con los atacantes vizcaínos. La Tercera División nos ha enseñado ya que la diferencia está en los delanteros y todos los equipos tienen calidad en la punta de ataque. Sabedores de tal circunstancia, la labor de la línea defensiva es fundamental para conseguir algún resultado positivo. Y este domingo ambos defensas centrales fueron superiores a sus rivales. 

No solo ellos; el resto del equipo también destacó por la intensidad imprimida en cada choque, en la presión constante y el derroche de esfuerzo físico. Así, aunque la igualdad era la nota predominante, el Ariz se sentía cómodo en el terreno de juego y lograba llegar a las proximidades del área foránea por medio de incursiones por banda tras robar en la línea de medios. Aizpuru, Euken y Olano peleaban de tú a tú con sus oponentes y en muchas ocasiones se adueñaban del esférico para llegar rápidamente a las inmediaciones del área bizkaitarra. Frenaban los contragolpes locales con faltas los defensores blanquinegros. En una de ellas Aizpuru ejecutó el saque con maestría y Castillo se impuso en el salto para rematar al fondo de las redes. Gran remate para alegrar a todo un equipo necesitado de las mismas. Lo celebró con rabia el central y la piña a su alrededor. La importancia de adelantarse en el marcador es evidente en cualquier categoría pero en este grupo vasco de la Tercera dar primero es dar dos veces. 

Tuvo una magnífica ocasión el Ariznabarra para aumentar su ventaja en otra falta similar botada por Aizpuru a la que no llegó Euken por escasos centímetros cuando el cancerbero visitante estaba batido. En otra ocasión, Yerai se encontraba con las manoplas del portero y el rechace acababa en el poste tras golpeo de Lomba con la mano, que no apreció el colegiado. 

El Ariznabarra era dueño de la situación, pero el Urduliz creaba peligro en largos saques de banda que aprovechaban las reducidas dimensiones del campo de Ariznabarra, cortesía de los técnicos y responsables del Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz. Con esta modalidad de estrategia los visitantes tuvieron dos grandes ocasiones que se fueron por encima del larguero. 

Se llegaba al descanso con victoria por la mínima del Ariznabarra, que hacía justicia a lo visto en el terreno de juego. Quedaban cuarenta y cinco minutos para rematar la faena. Salió mejor el Urduliz, sobre todo con una variación táctica que buscaba superioridad en banda derecha atacando la zona del lateral zurdo local, Hidalgo. Poco a poco el Urduliz empujaba a los nuestros hacia su portería, que empezaban a sentir el temor a perder la ventaja.  De todas formas el mayor peligro seguía llegando a través de los saques de banda. Y en uno de ellos la prolongación del mismo llegaba cerca del segundo palo, donde remataba en espléndido salto el extremo izquierdo para poner las tablas en el marcador. Todo volvía a empezar a falta de media hora para el final. 

El Ariznabarra aguantó el subidón anímico del Urduliz y se rehizo hasta que llegó la jugada decisiva del partido. Un saque de banda en largo, esta vez favorable al Ariz, era despejado por la zaga visitante hacia la media luna del área y Yerai enganchaba una volea magnífica que batía la portería del Urduliz. El delantero centro local culminaba de esta manera su buen partido.

Desde ese momento hasta el final, quince minutos después, los nuestros se emplearon a fondo para defender el botín tan merecido como sufrido. Seguir trabajando para el partido del próximo domingo de nuevo en casa.


Aupa Ariz !!