Victoria de prestigio de un Ariznabarra corajudo


Publicado el 2020-01-12



Ariznabarra 2 - 1 Balmaseda


Volvieron a salir muy concentrados los hombre de Torío, como diciéndoles al Balmaseda que en su feudo hay que ganarse los puntos. La victoria del anterior domingo pareció dar alas a los celestes, ese empujón de confianza para saberse dignos de la categoría. De todas maneras, en frente estaba uno de los gallos de la categoría, que venía con las ideas muy claras para intentar desnivelar desde el inicio la contienda a su favor. Así, en apenas diez minutos el cancerbero local, Julen, tuvo que intervenir en dos ocasiones para abortar las acometidas del Balma. En una de ellas fue la ayuda del poste la que evitó el gol visitante. Los bizkaitarras enseñaban su potencial, pero los celestes no se amilanaban. De esta manera, una buena triangulación entre Camino, Zárate y Viana llevó el peligro a los dominios del cancerbero visitante. Los ayer de negro se dieron cuenta de que debían tentarse la ropa y que el Ariznabarra no se iba a limitar a defender. La igualdad se convirtió en la nota dominante y el Ariznabarra empezó a encontrarse cada vez más cómodo. Una internada de Lomba por banda derecha terminó en centro al que no pudo llegar Camino. El medio centro local volvió por sus fueros y tuvo especial relevancia a lo largo de la primera mitad. También Zárate fue un quebradero de cabeza para la banda derecha vizcaína y cuajó un partido muy completo. Su calidad estuvo al servicio del equipo, pero su compromiso defensivo aportó el plus necesario para que fuera de verdad un jugador desequilibrante. 

Una falta cercana al área local estuvo a punto de adelantar al Balmaseda pero Julen realizaba una gran parada para alivio de la parroquia local. Aunque tenía que esmerarse en defensa nuestro equipo no renunciaba al ataque y cada balón disputado era un quebradero de cabeza para la zaga visitante. En una buena combinación entre Camino y Viñaspre éste gozó de una buena oportunidad pero su tiro al borde del área llegó manso a las manos del portero bizkaitarra. Así se llegaba al descanso, con las espaldas en todo lo alto.

En la reanudación el Balmaseda salió con mucha determinación, conscientes de lo mucho que se jugaba en su lucha por los primeros puestos. Achuchaban los visitantes y a duras penas lograban los del barrio zafarse de la insistencia foránea. Aun así, el gol llegaba en un error grave de la zaga local, que a la salida de un corner dejaba completamente solo a un atacante que marcaba a placer junto al segundo palo. Las cosas se ponían feas pero quedaba media hora para el final y los celestes supieron rehacerse del golpe anímico y se fueron con convicción en busca del empate.

 Sin nada que perder los de Torío insistieron en la presión y una preciosa combinación entre Camino y Zárate, que acabó en córner,  fue el punto de inflexión que acabó por convencerles de que todo era posible. La ventaja no daba tranquilidad a los visitantes, sabedores de que el Ariznabarra les apretaba cada vez más. En botas de Villén y Camino estuvo cerca de llegar el empate. El entrenador local apostaba por el ataque y dejaba tan solo tres defensas para introducir un nuevo delantero, Unceta. El cambio táctico surtió efecto y a falta de cinco minutos Viana regateaba a dos rivales y el balón acababa en los pies de Zárate, que centraba para que Hidalgo, de bolea con su pierna derecha, batiera el arco visitante. 

El punto era bueno, dado el rival, pero el Ariznabarra no se conformó y siguió con la idea de perforar la meta rival. Zárate lo intentó con un disparo desde fuera del área. Lo paró el portero pero lo mejor estaba por llegar. Un golpe en largo a la carrera de Unceta continuó con una pugna del mismo con el arquero visitante que ,en su intento de importunar al delantero celeste, lo agarraba cometiendo claro penalty. Además la acción acarreaba expulsión, con lo que un jugador de campo debía afrontar la tarea de parar la pena máxima. No era el momento para desaprovechar la ocasión y Zárate, con suspense, lograba el gol que desataba la locura de nuestro equipo.

Merecida victoria por la fe, la pasión y el tesón de un conjunto que trabaja para creer cada dia más en sí mismo. La próxima jornada toca Sestao, un rival muy fuerte que va a exigir un esfuerzo ímprobo. Visitamos Las Llanas en otro día histórico para nuestro club. A trabajar duro a lo largo de la semana.


Aupa Ariz !!