Los errores condenan a un combativo Ariznabarra


Publicado el 2020-01-19



Sestao 4 - 1 Ariznabarra 

Nuestro representante en la Tercera División del fútbol nacional cosechó su derrota más abultada hasta el momento en la temporada de debut en dicha categoría. La visita al lider, un Sestao River llamado a mejores cotas dado su poderío social y económico, se presuponía como un compromiso difícil y que exigiría la mejor versión del combinado celeste. El resultado final confirmó los augurios pesimistas de quien observara la tabla clasificatoria y comparara los números de ambos contendientes. 

Sin embargo, fue el propio Ariznabarra quien se condenó a una derrota desproporcionada, a tenor de lo visto en la mañana del domingo en el campo de Las Llanas, por los graves errores cometidos en los goles recibidos, impropios de un equipo que pretenda conservar la categoría. La superioridad del conjunto vizcaíno era evidente y todos eran conscientes de que el trabajo defensivo iba a ser clave para intentar la sorpresa. En buenas fases del partido los nuestros consiguieron taponar las numerosas internadas de los jugadores verdinegros y, si bien dominados ante un juego de rápidas combinaciones y relevos continuos, de vez en cuando consiguieron elaborar alguna jugada de peligro.

El guión siempre fue el previsto y la victoria final fue la lógica, pero los goles llegaron tras fallos tan groseros que echaron por tierra la buena disposición de los pupilos de Jonatan Torío y Alberto Corujo. Frente a un rival superlativo las escasas opciones de arrancar algo positivo pasan por cometer los menores errores posibles y el Ariznabarra agotó con creces el cupo de los mismos en acciones muy desafortunadas. A pesar de la mejoría de nuestro equipo en las últimas jornadas, a pesar de llegar con empate a un gol mediada la segunda parte, el Sestao se deshizo del Ariz con todo merecimiento pero también con muchas facilidades de la escuadra gasteiztarra.

Empezó el partido según la escaleta presumida: dominio claro de los locales y esfuerzo de los visitantes por taponar las vías de escape que creaban en su retaguardia los hábiles atacantes bizkaitarras. En tales situaciones es fundamental aguantar el arreón inicial del equipo que, sabedor de su superioridad, quiere solventar cuanto antes su tarea. Y en esta ocasión no supo hacerlo el equipo de Torío. Apenas cinco minutos discurridos y un saque de banda cercano pilló desprevenidos a varios jugadores celestes, que para cuando se dieron cuenta del mismo ya se habían visto superados por el extremo derecho sestaotarra. Se adentró en el área con la posición ventajosa y fue frenado en falta por Hidalgo cuando se disponía a chutar la portería defendida por Guillermo. Penalty y tarjeta amarilla. No iba a desaprovechar un error tan infantil un River que cada domingo se juega ser líder, con lo que conlleva para lograr su objetivo de subir a Segunda B. Con suma tranquilidad ejecutó el lanzador la pena máxima. No podía empezar peor la lid, más por la forma que por el fondo.

Los nuestros acusaron el golpe y durante unos minutos sufrieron para desbaratar los intentos verdinegros por sentenciar la contienda cuanto antes. El Sestao veía que el Ariz estaba grogui y se lanzó con ímpetu hacia el arco visitante. Las entradas por banda eran constantes y los zagueros celestes se las veían y deseaban para abortarlas por línea de fondo. Ello provocó más de un córner que llenó de inquietud al banquillo visitante. Fueron minutos donde la calidad del Sestao River se hizo evidente. Un equipo y un club que merecen superior categoría.

Lograron los vitorianos capear el temporal y poco a poco se fueron asentando en el terreno de juego, sintiéndose cada vez más cómodos. De hecho empezaron a adelantar líneas y gozaron de un par de córners y faltas para alertar mínimamente a los anfitriones. A falta de tres minutos para el descanso llegó la mejor ocasión para los nuestros, con una contra muy bien llevada a cabo por Euken, que cedía a Unceta, pero el tiro del delantero centro acababa en las manos del portero.

Tras lo visto, el resultado al descanso, con mínima desventaja en el luminoso, era bueno. El descanso sirvió para templar los ánimos y analizar las líneas de mejora. Y no pudo ser mejor la vuelta al "verde". Dos minutos no se habían cumplido cuando una acción defensiva de Castillo, con robo y pase a banda hacia Zárate, continuó con magnífico centro de éste que en la pugna entre Unceta y su marcador acabó en las redes. Lo celebraron con ganas los gasteiztarras, pero quedaba toda la segunda mitad. El gol hizo daño a los de Ibon Etxezarreta a la vez que espoleaba a su contrincante. Aún así, la dinámica poco.a poco fue retomando la vía del primer período. Los locales volvían a mover el balón con fluidez, con constantes permutas en banda. De esta manera, Guillermo tuvo que intervenir en dos ocasiones a tiros de delanteros locales en el área celeste. 

 Aguantaban los nuestros hasta que, mediada esta parte, un error a la hora de medir la interceptación por parte de Xabi Andrés posibilitó un gran pase interior y posterior centro que remataba con acierto el delantero centro verdinegro. 

Había tiempo para intentar la igualada y estuvo poco después en los pies de Unceta pero no supo culminar la buena combinación de sus compañeros. También Zárate, en buena jugada individual, estuvo cerca de llevar peligro al marco local. Pero el Sestao no quería sorpresas y siguió en busca del gol de la tranquilidad. Lo malo fue la forma en que llegó. Un trozo de césped levantado convirtió un pase del Ariz en asistencia al delantero sestatoarra. Guillermo, en soberbia intervención, le robaba el balón y salvaba la situación. Su pase a Viñaspre era devuelto por el mismo buscando al cancerbero, pero erraba en el pase asistiendo a un rival solo en el área que aprovechó la magnífica asistencia para marcar a puerta vacía. El Ariz se "suicidaba" de manera inexplicable. La puñalada autoinfligida era mortal de necesidad. Apenas dos minutos después el Sestao hizo el gol definitivo aprovechando el hundimiento anímico del Ariz.

Justa victoria de un conjunto de altísima entidad, muy superior, pero que dejó mal sabor de boca por la factura de los tantos. Ante tal cúmulo de errores cualquier resultado positivo se demostró materialmente imposible. Como siempre, semana para trabajar duro y preparar el compromiso del próximo sábado ante el Santurtzi.


Aupa Ariz !!