Mucho Gernika para un Ariznabarra voluntarioso


Publicado el 2020-03-01



Gernika 5 - 0 Ariznabarra

El partido de la pasada jornada en tierras vizcaínas, ante uno de los gallos de la categoría, venía marcado por las numerosas bajas con las que acudía nuestro equipo al complejo deportivo de Urbieta. El compromiso contra un equipo que el pasado año militaba en la Segunda División B y con un equipo muy diezmado se preveía muy complicado y la opción de traer algo positivo a Vitoria muy remota. Hasta tres jugadores del filial juvenil hubieron de completar la convocatoria y eran el único recurso más allá del once inicial. 

Dadas las circunstancias, Jonatan Torío y Alberto Corujo prepararon un planteamiento muy defensivo, con las líneas muy próximas para evitar el juego combinativo del Gernika y fiando sus posibilidades a los contragolpes que pudieran urdir sus extremos. Así, en el primer minuto de juego una imprecisión en el pase de la medular local posibilitó la salida en carrera de Ismael en busca del arco rival. Con velocidad y regate consiguió espacio para armar el disparo, pero le salió muy centrado, sin dificultad para la parada del cancerbero bizkaitarra. Las escasas ocasiones de que dispuso el Ariznabarra fueron respondidas por un portero de gran categoría.

Esa ocasión, como era de esperar, fue un espejismo de lo que habría de ser la tónica del encuentro. El dominio del balón era absoluto por parte del Gernika y los celestes se afanaban por tapar posibles líneas de pase a unos rivales que necesitan muy poco para encontrar una rendija por la que colarse.

Lo cierto es que el trabajo defensivo fue bueno a lo largo de la primera parte. Los nuestros se mostraban disciplinados en la disposición táctica y, a pesar de que los blanquinegros movían el balón con mucho criterio, conseguían taponar sus incursiones con ayudas constantes. El Gernika mostraba su calidad y lograba conectar con sus delanteros, pero los zagueros y el portero gasteiztarras llegaban a desbaratar el peligro. 

De esta manera, aunque con algún error que estuvo a punto de costarle caro, se llegó al primer tercio del partido con el empate a cero en el marcador. Sin embargo, se antojaba complicado creer que se podría aguantar todo el partido de esta manera. Minutos después un balón rechazado por la defensa celeste fue aprovechado por los atacantes locales para, tras pared, internarse en el área. Aunque Julen, nuestro portero en esta ocasión, consiguió alejar el peligro en primera instancia, el nuevo rechace quedó suelto en el área pequeña. Lomba y su marca pugnaron por el balón y el que consiguió mandar fuera el balón fue nuestro defensa. El choque entre los dos jugadores, con patada incluida del atacante, fue transformado en penalti por arte de birlibirloque por parte del trencilla. Fue la constante de los noventa minutos: ante la mínima duda la balanza siempre se inclinaba a favor del Gernika. ¡Como si le hiciera falta! Es curioso cómo algunos colegiados entienden la impartición de justicia. A veces una decisión denota la falta de respeto que se tiene a un contendiente. Sabemos que somos un club humilde, que ocupamos el último lugar en la clasificación y que pitarnos un penalti no conlleva ningún tipo de presión.

Asumida tal sentencia, solo quedaba encomendarse a Julen y su intuición ante el punto fatídico, pero el lanzador local ejecutó la suerte magníficamente engañando a nuestro cancerbero. Abría la lata el cuadro local y el castillo de naipes empezaba a desmoronarse. Como suele ocurrir, el gol noqueó por un instante a nuestro equipo y Julen tuvo que intervenir de forma afortunada ante un potente disparo del delantero gernikarra. En la última jugada de esta primera parte dispuso el Ariznabarra de una buena ocasión para nivelar el marcador. Una buena combinación entre Hidalgo e Isma por banda izquierda acabó con un buen centro hacia la zona del segundo palo, a la llegada de Viana, pero antes de conectar con la cabeza su marcador conseguía despejar a córner. No dejaba sacarlo el colegiado aduciendo que se había cumplido el tiempo extra. Otra ocasión para no complicarse.

Con la desventaja de un gol se llegaba al descanso y con las buenas sensaciones de haber competido ante un gran rival. Había que descansar y recuperar fuerzas para otros cuarenta y cinco minutos de mucha exigencia.

Se reanudó el partido y la tónica siguió por los mismos derroteros. La posesión era abrumadora en favor del Gernika y el Ariznabarra se tenía que limitar a esperar un error en la circulación y salir en contragolpe. La distancia al área local cada vez era mayor. 

Los locales querían sentenciar cuanto antes y al cuarto de hora encontró el camino con un centro de Alday que cabeceaba su compañero a la red. La empresa se hacía imposible a estas alturas. Dos goles de desventaja ante un equipo superior precisaban un milagro y no proliferan en el fútbol.

Lo más plausible era que el Gernika aumentara su ventaja. Y así fue. Hasta en tres ocasiones logró perforar de nuevo la portería de Julen. No se puede poner peros al resultado. El Gernika fue muy superior y se hizo acreedor de la goleada.

Otro golpe duro en esta temporada histórica en Tercera División. Pero el martes volveremos al trabajo para el próximo compromiso ante el Somorrostro.


Aupa Ariz !!