Un punto para empezar con ilusión


Publicado el 2020-10-18



SAN IGNACIO 1 - 1 C.D.ARIZNABARRA 


Comenzó la segunda temporada en Tercera División para nuestro primer equipo y lo hizo con un meritorio empate ante el segundo filial alavesista. Tras siete meses sin competición el equipo dirigido por Jonatan Torío y Alberto Corujo cuajó un partido serio ante los colegiales y cosechó un punto muy trabajado. Un Ariznabarra renovado se presentaba en las instalaciones de Ibaia con la misma ilusión del debut y con ganas de reivindicarse ante un equipo que le venció con contundencia en sus dos compromisos del pasado ejercicio.  El conjunto celeste, de rojo el pasado sábado, empezó la contienda un tanto dubitativo pero poco a poco se fue asentando en el terreno de juego y completó una buena actuación frente a una escuadra joven pero que atesora jugadores de calidad. El reparto de puntos se antoja justo y debe ser un estímulo para trabajar aún con más ahínco.

                Salieron con ganas los nuestros y gozaron de una ocasión en los pies de Lomba, cuya vaselina lejana no encontró portería. El ayer capitán se mostró muy activo y generoso en el esfuerzo a lo largo de todo el partido. Respondió enseguida el Sani con una oportunidad muy clara que afortunadamente acabó fuera del campo. El extremo derecho local, Otu, hizo gala de su velocidad y planteó importantes problemas a la zaga celeste. En una de sus internadas se adentró en el área y su disparó fue atajado por Guillermo. El cancerbero del Ariz se mostró muy seguro en todo momento y no concedió segundas oportunidades a los delanteros blanquinegros. Sufrieron los nuestros durante los primeros minutos hasta conseguir ajustar las marcas, pero también llevaban sensación de peligro a los defensores locales. Maroan y Zárate empezaban a ser un incordió para sus marcadores, que no sentían cómodos. El joven delantero centro mostraba su fortaleza en los balones aéreos y su compañero en la línea de ataque aprovechaba tal circunstancia para hacerse con el cuero y llegar a las inmediaciones del área. Lo intentó con un disparo lejano pero atajó el portero local con facilidad.

                Cuando se iba a cumplir la media hora de juego una jugada individual de Maroan, con un par de regates e internada en el área, acabó con un derribo por parte de un central colegial. El árbitro no lo dudó y señaló el punto de penalty. El propio delantero cogió el balón para el lanzamiento de la pena máxima. Engañó al portero pero el balón dio en el poste y Lomba, demostrando que la veteranía es un grado, ganó la partida a sus dos marcadores y recogió el rechace. Su tiro fue repelido en feliz intervención por el portero local pero el balón elevado fue cabeceado por Maroan al fondo de las redes. Adelantarse en el marcador era un paso importante de cara a conseguir un resultado positivo. El gol sirvió para asentar definitivamente  a los nuestros, aunque poco después los locales tuvieron una ocasión muy clara tras un golpeo largo del portero alavesista que a punto estuvo de costar un disgusto a Guillermo.

                Los de Torío esperaban en la zona de medios procurando que los zagueros no conectaran con los medios. El Ariznabarra se mostraba ordenado tácticamente y minimizaba las entradas  por banda de los laterales y extremos locales. A pesar de ello, la calidad de los jugadores locales se hacía evidente y en una buena combinación un delantero local se internó en el área. Una gran parada de Guillermo desbarató la ocasión colegial cuando ya se cantaba el empate. De esta manera se llegaba al descanso con victoria por la mínima y con buenas sensaciones. Quedaban cuarenta y cinco minutos y la escuadra celeste era consciente de que la segunda parte iba a ser difícil. De hecho, cuando apenas se llevaban disputados cinco minutos de la reanudación un mal despeje en las inmediaciones del área visitante acabó en los pies de Ropero. El delantero formado en las categorías inferiores del Ariz no desaprovechó la ocasión y de ajustado disparo batió a Guillermo. Volvía la igualdad al marcador y casi toda la segunda mitad por delante.

Reaccionaron bien los nuestros al golpe y no perdieron la compostura. El Sani se adueñó del balón y poco a poco fue empujando a los nuestros a sus dominios. Sin embargo, se defendían con orden y acierto. Villén, Castillo, Valenzuela y Resano se afanaban por abortar las acometidas de los atacantes y en la mayoría de las ocasiones lo hicieron con solvencia. Tampoco renunciaban al ataque los del barrio y buscaban salir en contragolpes que transmitían peligro a los zagueros del Sani. Así llegaron sendas ocasiones de Zárate que no encontraron portería. El cansancio empezó a hacer mella en los nuestros pero defendieron con uñas y dientes el punto hasta el final. Ahora toca preparar a conciencia el partido del próximo sábado en casa ante el Pasaia para intentar cosechar la primera victoria.


#aupaAriz