El Ariznabarra consigue su primera victoria foránea en Tercera


Publicado el 2020-11-01



Victoria histórica del Ariznabarra en Azkoitia, primera en su breve periplo en la Tercera División. El conjunto que dirigen Jonatan Torío y Alberto Corujo continuó con la línea positiva de las dos primeras jornadas y logró sumar tres puntos muy importantes de cara a lograr el objetivo de la permanencia. Tras una primera parte muy igualada el conjunto celeste se adelantó por partida doble en apenas un minuto y administró la renta hasta el final del partido. Los nuestros están adquiriendo unas señas de identidad que deben ser innegociables en cada partido si quieren demostrar su afán de mantenerse en la categoría nacional. 

      De nuevo el Ariznabarra encaró el partido con la determinación precisa y enseguida se adaptó a las características del terreno de juego: de hierba natural y grandes dimensiones. El Anaitasuna también enseñó desde el primer momento su personalidad jugando el balón desde atrás para superar la línea de medios celeste y crear peligro con sus hábiles atacantes. 

      Los atacantes gazteiztarras presionaban muy cerca del área rival pero, cuando robaban el balón, no conseguían hilvanar con la suficiente precisión. A los quince minutos una buena combinación entre Maroan y Zárate en las inmediaciones del área llevó el primer peligro al cancerbero local. Respondió inmediatamente el Anaitasuna con una hermosa combinación que culminó en tiro del delantero, al que respondió Guille atajando el balón con seguridad. El arquero celeste volvió a mostrarse firme en las acciones y diligente en la dirección de sus compañeros. 

     Volvieron los de Vitoria a gozar de una clara ocasión en las botas de Zárate tras un centro de Villén y dejada de Lomba. Sin embargo, el delantero celeste disparó suave a las manos del portero. Perdonaba el Ariz y el Anaitasuna empezaba a hacerse dueño del balón. La movilidad de los atacantes locales empezaba a ser una constante y Guillermo tuvo que emplearse a fondo en un par de ocasiones. 

      Los últimos diez minutos de esta primera mitad fueron los peores de nuestro representante. Ciertos desajustes defensivos hicieron que sufriera apuros y, además, no conseguía hacerse fuerte en los corners y faltas que botaba el equipo local. Afortunadamente se llegó al descanso con el empate a cero. El tiempo de recuperación sirvió para que el entrenador ajustara las piezas y apuntalara la táctica defensiva. 

       No pudo ser más afortunada la vuelta al terreno de juego. En el minuto 5 un error muy grave de la zaga local en un pase horizontal fue aprovechado por Aizpuru para batir la portería rival. La factura del gol dejó grogui a los jugadores locales y, apenas un minuto después, un robo en la línea de tres cuartos siguió con una buena jugada combinativa que condujo el balón a la llegada de Lomba que centró maginíficamente para que Maroan volviera a perforar la portería rival.

    En un visto y no visto el partido se había decantado a nuestro favor pero todavía quedaba toda la segunda parte. Es cierto que el golpe anímico al rival era contundente pero cualquier gol volvería a meterles en el partido. No bajaron la intensidad defensiva un ápice los de Torío y siguieron con la idea de robar y salir rápido al contragolpe. La presión se realizaba con orden y apenas se dejaba resquicio al ataque local. 

    El Anaitasuna además veía cómo perdía a uno de sus efectivos por la expulsión de uno de sus centrales al derribar a Maroan cuando encaraba el arco azkoitiarra. Parecía que el partido podía discurrir hasta el final de forma plácida para los gasteiztarras. Nada más lejos de la realidad. El colegiado se tornó protagonista de la contienda y rápidamente compensó la inferioridad local con la expulsión por doble amonestación de Valenzuela. Si esto no fuera suficiente, se sacó de la manga un penalty inexistente que llevó la inquietud a nuestras huestes. 

    Quedaban todavía diez minutos de partido y tocó de nuevo sufrir hasta el pitido final. Sin embargo, el equipo volvió a mostrarse firme y seguro ante las acometidas del Anaitasuna. De esta forma se consiguió una victoria muy importante para dotar de confianza al equipo. Toca seguir trabajando con el mismo énfasis porque sólo se llevan disputadas tres jornadas de liga y queda mucho trayecto por recorrer. El próximo rival será el Sodupe, otro reto para nuestra escuadra.


#aupaAriz