Punto agridulce del Ariznabarra en Urduliz


Publicado el 2020-12-06



Urduliz 2 - 2 Ariznabarra


       El Ariznabarra vio escapar dos puntos en el último suspiro del partido que se disputó el pasado sábado en la localidad vizcaína de Urduliz. Un gol en el descuento privó a los celestes de sumar una nueva victoria en feudo foráneo. La visita al líder se presumía complicada y nuestro equipo estuvo a la altura de la categoría del rival. Los de Jonatan Torío y Alberto Corujo volvieron a cuajar un partido muy serio y un triunfo  hubiese sido merecido. Sin embargo, en esta ocasión la fortuna le fue esquiva y se tuvo que conformar con un empate que sirve para seguir sumando. Hay que dar valor a un punto que trabajaron a destajo nuestros jugadores; volvieron a mostrar el alma y espíritu del Ariz. La próxima semana deberá hacer bueno este resultado superando la asignatura pendiente de la presente temporada: los enfrentamientos como local.

    Salieron muy concentrados los gasteiztarras y desde el primer momento se asentaron en el campo con las ideas claras. Los primeros minutos fueron de tanteo, sin ocasiones para nadie y estudio mutuo del rival. Pronto se desniveló la paridad. Un saque de banda a favor del Urduliz no fue bien defendido por los de rojo ayer y el rechace posterior cayó a los pies de un centrocampista zuribeltz. Su disparo, que no llevaba peligro, rebotó en otro jugador y se envenenó de forma tal que se acabó en la red defendida por Guillermo. 

     Debía remar a contracorriente nuestra escuadra, pero no se descompuso. Superó los primeros minutos de golpe anímico y poco a poco se enderezó para empezar a llevar peligro a la portería local. Así lo intentó Maroan, con un tiro lejano que no encontró portería. Se adueñaban de la situación los visitantes, certeros en la presión y solícitos en salir en rápidos contragolpes. Moha daba muestras de su velocidad y buscaba las cosquillas a los dos centrales. Zárate, muy activo en el partido del sábado, desbordaba a su marcador por banda izquierda. También la derecha aparecía incisiva con Villén y Lomba. 

     En una jornada marcada por la incesante lluvia las jugadas de estrategia se antojaban un recurso fundamental para llegar al gol. El Ariznabarra se mostró más certero que nunca en esta lid. Avisó Zárate con un corner sacado en corto, internándose en el área y con un centro que a punto estuvo de acabar en gol. Los lanzadores de faltas y saques de esquina, Aizpuru y Zárate, estuvieron muy acertados en la ejecución de estas suertes. 

      De esta manera llegaron los dos zarpazos que habrían de dar un vuelco al marcador en apenas tres minutos. En ambas ocasiones fueron dos los protagonistas destacados: Resano y Castillo. El primero se adelantó a su marcaje para rematar de cabeza y el segundo, muy listo en el área pequeña, aprovechaba los rechaces para perforar la meta contraria. Los dos zagueros remontaban el marcador en un visto y no visto. 

   Siguió atacando el Ariznabarra y rondaba el peligro en cada acción en campo contrario. Salvo en el gol recibido, la defensa celeste se mostraba contundente y expeditiva ante los riesgos que entrañaba el agua acumulada. Guillermo tenía que estar muy atento para salir del área y cortar cualquier balón a la espalda de la defensa. Con la ventaja en el marcador se llegaba al descanso, con el alivio de resguardarse del frío y el viento. 

     La vuelta al campo siguió por los mismos derroteros y los primeros diez minutos fueron de máxima igualdad. Poco a poco, con los cambios introducidos, el Urduliz fue empujando a los nuestros a su campo. Sin embargo, los nuestros se defendían bien y esperaban sus oportunidades para salir al contragolpe. La entrada de Viana, Orobio y Molero contribuyó a la generación de oportunidades. Todos ellos demostraron la importancia del jugador que sale del banquillo. 

   Sí mediada esta segunda mitad los locales gozaron de una ocasión clarísima para empatar, no es menos cierto que el Ariznabarra la tuvo para sentenciar cuando acababa el partido en un error en la salida del cancerbero local que, incomprensiblemente, transformó el árbitro en falta y tarjeta para Lomba. El error arbitral desembocó en una falta a favor del cuadro vizcaíno. El rechace posterior, recogido por un centrocampista blanquinegro, acabó en un potente disparo al que respondió bien Guillermo pero su despeje fue recogido por un delantero excesivamente solo que lo batió sin remisión. Pasaban dos minutos del tiempo reglamentario y el Ariznabarra veía cómo le quitaban la miel de los labios. Una lástima porque los nuestros se habían merecido la victoria. 

     Tuvieron que conformarse con el empate pero volvieron a demostrar la identidad de un equipo que quiere demostrar en cada partido que es de Tercera. Vuelta al trabajo para encarar en las mejores condiciones otro difícil compromiso ante un Lagun Onak que vendrá a por todas.


#aupaAriz